El fiscal Gustavo Torres Rubelt abrió una causa penal contra Carlos Paz, el defensor del pueblo de Cerrillos, en Salta, para investigar si fue él quien publicó en su cuenta de Facebook un posteo antisemita. La denuncia la había presentado la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA)

De ser encontrado culpable tendrá una pena de un mes a tres años de prisión. El fiscal sostuvo que existen suficientes elementos probatorios para imputar provisionalmente a Paz por el delito: hubo una declaración testimonial de un testigo y se solicitó al Cuerpo de Investigaciones Fiscales pericias informáticas.

Yolanda Vega, intendente de la localidad de Cerrillos, en Salta, dijo a radio Jai: “En primer lugar, quisiera solidarizarme con toda la comunidad judía. En nuestra ciudad nosotros tenemos un gran respeto hacia todas las religiones y hacia todos los credos”. Y aseguró: “En esta ciudad también trabajamos para no tener ataques a ninguna persona en especial sobre sexo, religión y raza”.

Además afirmó: “Le pedimos que se retracte por todo lo escrito en Facebook. Pero si él dice que no fue, le corresponde a la Justicia encargarse e investigar lo que ha pasado” y agregó: “Creo que se lo va a retirar del cargo al señor y se le va a iniciar un juicio político”, como inició hoy el Concejo Deliberante de la localidad salteña.

Paz había posteado en su cuenta de facebook: “Judíos de mierda me tienen harto, ven que tengo razón que son una mierda estos judíos, me tienen harto, con la victimización, son ellos quienes hoy segregan racialmente a millones” y agregó que “no podemos decir ni judío de mierda, porque somos racistas discriminadores”

El defensor del pueblo de la Ciudad, Alejandro Amor repudió los dichos y explicó que existe una contradicción entre la actitud de Carlos Andrés Paz y el rol que ocupa, que tiene como misión “la defensa, protección y promoción de los derechos humanos y demás derechos y garantías e intereses individuales, colectivos y difusos tutelados en la Constitución Nacional y la Constitución local”, ya que no puede discriminar por  razones de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica o social, entre otros.

El Ministerio de Derechos Humanos de Salta pidió a los organismos pertinentes que tomaran las acciones que correspondan para prevenir y sancionar expresiones discriminatorias. En ese marco, la filial Salta de la DAIA expresó su “repudio y condena a las expresiones xenófobas e intolerantes expresadas por el Señor Carlos Paz”.

la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), detectó en el último año un crecimiento de más del 50 por ciento de las denuncias por actitudes o amenazas antisemitas. Qué están haciendo las autoridades, cómo actúa la Justicia en estos casos y cómo educar en las conductas de integración, en un informe detallado que se publica esta semana en la revista Veintitrés.