El zoológico porteño de Palermo va ser transformado, en un Eco Parque, por un proyecto del gobierno de la ciudad que fue aprobado por la Legislatura.  Así dejará de ser un hábitat artificial de animales en cautiverio y pasará a convertirse en un espacio de concientización ambiental.

El zoo fue un espacio verde en armonía con un importante patrimonio arquitectónico, para recreación y educación de sus visitantes, donde además se harán investigaciones en protección de la vida silvestre y la biodiversidad.  Una Comisión Especial de Seguimiento y Control de la Transformación Progresiva del Zoológico de Buenos Aires, integrada por 11 legisladores según la proporcionalidad de cada bloque, se encargará de controlar y monitorear por dos años el cumplimiento de los objetivos y las cláusulas estipuladas en esta ley.

El proyecto fue votado por el PRO, acompañado por Suma + (UCR), el Partido Socialista y Compromiso Público. Pero se abstuvieron el Frente para la Victoria, la Coalición Cívica, el Frente Renovador y la Corriente (Fuks) Y lo hicieron en contra Peronistas y la izquierda, además de Adrian Camps, que presentó un proyecto aparte, con despacho de minoría apoyado por las ONG Sin Zoo y Animal Libre. Los diputados tuvieron en cuenta las críticas de la sociedad al “encierro de fauna no doméstica y su reclusión en ámbitos no adaptados que sirven mayormente para la recreación sin mediar una visión ligada a la conservación”.

También consideraron que “tras la caducidad del contrato de concesión, el Gobierno de la Ciudad decidió dar inicio al proceso histórico de transformación del antiguo Zoológico en un Ecoparque Interactivo, enfocado en contribuir a la conservación de la biodiversidad, principalmente a través de la educación y la recreación, convirtiéndose el predio en un paseo familiar y en un espacio en el que se promuevan proyectos de investigación científica y acciones de rescate y rehabilitación de fauna silvestre”.

“Este proceso requiere de la reubicación de animales: algunos podrán volver a la naturaleza, otros a santuarios y otros terminarán su vida en el zoológico, salvo que encontremos mejores lugares”, explicó el legislador Rossi, coautor de la iniciativa.

El nuevo Ecoparque generará sinergias al estar integrado a los vecinos el Jardín Botánico y Parque 3 de Febrero, formando un Corredor Verde en el que estarán representadas la flora y la fauna nativas. Será un espacio cuyo patrimonio histórico cultural y arquitectónico estará debidamente conservado, para lo cual se buscará recuperar y poner en valor edificios, obras de arte, fuentes ornamentales, puentes, etc.

Sobre los animales se seguirán tres premisas:

1) Planificar y ejecutar el plan de derivación progresiva de los ejemplares que habitan dentro del predio, en tanto sean susceptibles de reinserción en sus hábitats naturales o de reubicación en ecoparques, santuarios de animales, reservas naturales o similares.
2) Trabajar en el rescate y rehabilitación de animales provenientes del tráfico ilegal y otras situaciones que los afecten, con el fin de reinsertarlos en sus hábitats o integrarlos a planes de conservación.
3) Cumplir con altos estándares de bienestar animal promovidos por organizaciones y asociaciones internacionales para los animales ubicados dentro del predio.

Otros puntos salientes de la ley

– Implementación progresiva de los más altos estándares de bienestar animal.

– “Adecuación de la colección faunística existente a una estrategia de colección ajustada a las posibilidades espaciales del predio, a los programas de conservación y a los parámetros de bienestar animal”.

– “Implementación y/o desarrollo de proyectos integrales de conservación de especies silvestres y hábitats naturales, a través de acciones in situ y ex situ”.

– “Rehabilitación orientada a la reinserción de los animales alojados en el predio en su hábitat natural de conformidad con los criterios elaborados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, o bien a su traslado a destinos adecuados de acuerdo a la normativa vigente de las jurisdicciones involucradas, teniendo como eje rector el mejoramiento del bienestar del ejemplar involucrado”.

– “Rehabilitación y reinserción de la fauna silvestre rescatada, a través de la creación de un Centro de Rescate de Fauna Silvestre”.

– Generación de contenido educativo, creación de conciencia sobre el cuidado del medioambiente y estímulo a las organizaciones no gubernamentales, centros de investigación y universidades.

– El Gobierno deberá hacer un Registro de especies de flora y fauna, con historia clínica, estado sanitario. En base a dicha información, el organismo competente deberá producir informes pormenorizados.

– “Autorízase al Poder Ejecutivo a celebrar los acuerdos pertinentes para transferir la titularidad de ejemplares, a título gratuito, y/o a efectuar su liberación, teniendo como objetivo prioritario el bienestar animal”.

– El Ejecutivo “deberá arbitrar los medios necesarios a fin de contar con información técnica suficiente y adecuada en materia de preservación y restauración del patrimonio histórico y cultural, bienes muebles, inmuebles y mobiliario urbano”. Podrá hacer acuerdos con universidades u organizaciones.

Se prohíbe:

a. La reproducción de animales en cautiverio, salvo proyectos de conservación.

b. La incorporación de nuevos ejemplares, salvo los provenientes de programas de conservación, o aquellos rescatados.

c. La venta al público de alimentos para animales.

d. Las actividades nocturnas como visitas y/o festejos en zonas donde estén alojados animales, o en zonas que alteren su normal descanso o actividad nocturna.

e. El ingreso del público general con animales silvestres exóticos y/o domésticos.

f. Los procedimientos que impliquen maltrato animal.