Los puntos verdes, lugares del gobierno porteño emplazados en espacios públicos para recibir materiales reciclables y residuos especiales, diseñados especialmente para los residuos domiciliarios, ahora toman aceite, un material altamente reciclable.

El beneficio se estima doble: evitar que con su desecho se contaminen los cursos de agua y reciclarlo para generar biodisel de segunda generación. Los vecinos que lleven su botella este fin de semana recibirán a cambio una planta nativa y una bolsita de compost. Los Puntos Verdes están abiertos de miércoles a domingo, de 16 a 20.

 El aceite usado de cocina va a parar muy frecuentemente a la pileta de la cocina o al inodoro. De cualquiera de las dos formas, termina en los cursos de agua con un alto impacto ambiental negativo: un litro de aceite puede contaminar mil litros de agua, cantidad suficiente para cubrir el consumo básico de una persona durante un año y medio.

Para revertir esta situación, desde este fin de semana 30 Puntos Verdes de la Ciudad recibirán el aceite usado de cocina de los vecinos para reciclarlo y convertirlo en biodiesel de segunda generación, un combustible que además produce menos emisiones de gases de efecto invernadero que los provenientes de fósiles.

Los Aceites Vegetales y Grasas de Fritura Usados (AVUs) son aquellos que provengan, o se produzcan, en forma continua o discontinua, a partir de su utilización en las actividades de cocción o preparación mediante fritura total o parcial de alimentos, cuando presenten cambios en la composición físico química y en las características del producto de origen de manera que no resulten aptos para su utilización para consumo humano.