UNA NOCHE EN EL JARDÍN BOTÁNICO

El viernes por la noche se realizó una nueva edición del Jardín Bajo las Estrellas, realizado en el Botánico de Palermo, con la participación de más de 2 mil personas, que ingresaron gratuitamente desde las 7 de la tarde. La propuestas, permitió explorar el paseo público de una manera diferente: recorrerlo al atardecer y hasta las 23, escuchar música en sus paseos, observar malabaristas con fuego y también beber y comer en las mesas de los “food truck” estacionados en el interior.

El evento fue organizado por la Secretaria de Ambiente de la Ciudad, con la idea de abrir el paseo en un horario excepcional e iluminado para la ocasión con diversos colores pasteles, que le dieron calidez a las más de 1500 especies vegetales.

La entrada, fue por la  avenida Santa Fe al 3900 y en la apertura hubo una larga cola, ya que muchos pensaron que luego no iban a permitir nuevos ingresos, cuestión que no se observó, para la alegría de quienes llegaron más tarde. Los vecinos fueron recibidos por los malabaristas  muñidos con fuego en sus manos, que con sus movimiento lograban atractivas figuras luminosas

En el jardín que alberga a la imponente Torre meteorológica de más de 5 metros, una de las 28 obras de arte que decoran el jardín, se presentaron los grupos musicales juveniles: La Macha, con folklore argentino y latinoamericano con estilo renovado y La Colmena con propuesta de música popular. También se escucharon los acordes de un violinista y guitarrista y estuvo presente un cuerpo de danza

El Jardín Botánico fue fundado por el emblemático paisajista Carlos Thays en 1898. Hoy los ejes de trabajo de la institución son: la producción y conservación de biodiversidad, la educación sobre el valor de la naturaleza y la construcción de conciencia pública sobre la importancia del mundo vegetal.
En sus 7 hectáreas conserva una importante colección viva de ejemplares arbóreos tanto de flora argentina como de especies provenientes de los cinco continentes. Algunos de los ejemplares de las colecciones vivas son únicos en la Ciudad y, en algunos casos, únicos en el país. Además reproduce y multiplica las especies vegetales; y lleva adelante proyectos investigación, fitosanidad y huerta orgánica.