TRANSITO: BALVANERA PELIGROSA

Un peatón cruza sin respetar la senda peatonal la avenida de doble mano Jujuy en el cruce con Rivadavia

De acuerdo a datos del Ministerio de Justicio y Seguridad porteño suministrados al diario Clarín, Balvanera ostentaría el triste promedio de tener dos accidentes viales por día y ser el barrio más peligroso para los peatones.

La zona alrededor de la Plaza Once, con su centro comercial, gran cantidad de peatones y más de 30 líneas de colectivos que circulan por las avenidas Pueyrredón, Rivadavia y Corrientes, la convierten en la zona más amenazante. En el primer semestre de 2017 hubo 318 accidentes, con un promedio de 53 por mesa arrojando la Comuna 3 la mayor tasa de siniestralidad de la Ciudad: 133,1 siniestros por km2, de acuerdo los datos que maneja el Ministerio.

Desde el Gobierno porteño admitieron al periodista Federico Camps que “falta mucho por hacer” para solucionar los problemas de tránsito en el barrio y resaltaron las obras del Centro de Trasbordo Once y la peatonalización del polígono delimitado por las avenidas Pueyrredón, Rivadavia, Corrientes y la calle Uriburu.

También una fuente oficial no aclarada por Clarín afirmó: “En 2017 se realizaron 1.423 infracciones por carga y descarga indebida. En marzo de 2015 incorporaron cámaras en cascos de agentes de tránsito para capturar imágenes mientras circulan a 25 km/h. También se les dieron celulares especiales y se implementaron 35 Cajones azules, una delimitación horizontal para ordenar el tránsito y la operatoria de carga y descarga de mercadería en la vía pública”.

La nota recoge los testimonios de los vecinos Katy Kess y Alberto Aguilera sobre las esquinas de las avenidas Jujuy y Belgrano. Kess fue víctima de un accidente mientras esperaba para cruzar en la vereda: “Jujuy todavía era una sola mano. Dos coches que venían corriendo chocaron entre sí y me levantaron por el aire. De repente me vi tirada en el piso de un hospital arriba de unas maderas. Quedé como en coma. Estuve seis meses internada en un geriátrico de rehabilitación porque si no, no iba a poder caminar más. Me disloqué el brazo, tengo la tibia llena de clavos y ahora ando con bastón”. Aguilera afirma: “Es un punto clave de accidentes. Muchos vienen por Jujuy hacia el sur y doblan a la izquierda en Belgrano. Está prohibido. En esa esquina les rompieron la cabeza a dos señoras del edificio en donde vivo”.