SUBTES: POLÉMICAS PISTOLAS TASER

Las armas de electrochoque importadas serían utilizadas por policías porteños poco adiestrados.

El Gobierno porteño anunció que en marzo de este año los policías de la ciudad que custodien las 87 estaciones y formaciones de subte utilizarán pistolas eléctricas taser. Por allí pasan 1.300.000 pasajeros por día y  estas se utilizarían en principio para reducir a los delincuentes que estén con armas no letales. Sin embargo esta arma de electrochoque había sido declarado  inconstitucional en 2015 por el  Tribunal Superior de Justicia y el Comité contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas también las rechazó por los daños físicos y psicológicos que pueden generar.

El diputado socialista Roy Cortina, manifestó: “La utilización de cámaras de reconocimiento facial en los subtes es una buena idea que apoyamos. La utilización de las pistolas Taser en cambio es una medida que no compartimos”.

En tanto los metrodelegados realizarán medidas de fuerza en contra del uso de pistolas Taser en el subte ya que sostienen que las autoridades buscan “más represión” y no luchar contra la delincuencia.

El Vicepresidente de la Comisión de Seguridad de la Legislatura Porteña añadió que “Es una medida equivocada porque prioriza una inversión en un método que es muy controvertido en el mundo para casos que se pueden abordar de otra manera mucho más efectiva”.

Con respecto a las polémicas que despiertan en muchas partes del mundo el diputado dijo:

“En general los especialistas saben que este tipo de pistolas solo las pueden usar policías con un altísimo nivel de capacitación, profesionalidad y cultura democrática y en casos muy puntuales. De todas maneras, la mayoría de los especialistas hablan de que su uso termina siendo un instrumento preventivo arbitrario por ser considerado no letal y así se convierte en un instrumento de tortura”.

“¿Qué nos garantiza que el policía que no puede disparar bien en una calle o en un espacio abierto con un arma de fuego, va a disparar bien con un arma nueva y que el dardo electrificado no va a terminar teniendo como blanco a una persona mayor, a una embarazada o a un niño, en un espacio más reducido como es el andén del subte? Si de inseguridad en el subte se trata, hay muchas cosas que se pueden hacer: En primer lugar, volver a tener la presencia policial que sacó el kirchnerismo. Si lográramos tener un policía por estación o cada dos estaciones (son 86) se lograría tener una efectiva disuasión. Ningún arrebatador salta a una ventana o salta de la formación después de haber arrebatado, sabiendo que hay un policía en alguna parte del andén” dijo el legislador.

“Incluso es una mejor inversión para el Estado capacitar en artes marciales y técnicas de combate personal a los Oficiales destinados a los lugares así. Es mucho menos costoso y mucho más seguro y más efectivo para desarmar a un delincuente con un cuchillo en un espacio reducido con mucha gente”.

Con respecto a las especificidades de los delitos en los subtes Cortina manifestó: “Por lo general los delincuentes que roban en los subtes son arrebatadores que actúan a gran velocidad. Por lo tanto se necesita una Policía presente para disuadir y agilidad en la persecución, en lugar de disparar un dardo electrificado con diez metros de alcance y mucha gente en un andén”.

“Por lo tanto después de un período de tiempo de probada su ineficacia, las Taser se van a convertir en un arma para cumplir “una amenaza” represiva que supuestamente no es letal. El resultado final será la creación de un complemento del gatillo fácil: usar electricidad para producir dolor arbitrariamente según el olfato policial”.

“Como conclusión la considero una medida ineficaz, controvertida y peligrosa porque puede incrementar los casos de abuso policial” finalizó el diputado socialista.