SERVICIO DE LIMPIEZA EN LA CIUDAD

El servicio incorporó métodos masivos, eficaces y económicos para limpiar grandes superficies. comunes.

Los equipos que antes se usaban para lavar calles o veredas incorporaron la carga de hipoclorito de sodio desde que comenzó la pandemia. También se implementan servicios nuevos como la desinfección de veredas de hoteles, frentes de farmacias, supermercados y centros de salud para preservar la salud de los trabajadores y los vecinos.

El plan consiste en intensificar la limpieza de las calles, veredas, contenedores, parques y plazas, y el mobiliario urbano de toda la ciudad. Por primera vez se incorporó como el hipoclorito de sodio, una solución altamente eficaz para desinfectar cualquier tipo de superficie.

La Ciudad realizó más de 90.000 operativos en puntos prioritarios, como centros de salud, hospitales, clínicas, sanatorios, hoteles con pacientes, farmacias, geriátricos, CESACs, UFUs, lugares de vacunación, centros de transbordo y Metrobus. Por semana, cada punto es desinfectado 3 veces.

Estas tareas de higienización se realizan tanto de día como de noche. Antes de la pandemia, cada noche la empresa AESA desplegaba sólo en el territorio de la Comuna 1 más de 40 camiones de diverso tipo y tamaño para realizar el vaciado de contenedores, lavar las calles, avenidas, realizar el barrido mecánico de calzadas y veredas.

La tarea de limpiar la Ciudad de noche no incluye sólo recolección y lavado, sino que también se suman barrenderos y barrenderas.

Todos los servicios nocturnos tienen su complemento durante el día: desde el amanecer y hasta las últimas horas de la tarde, barrenderos y camioneros siguen trabajando para mantener limpio el espacio público de la Comuna 1, que incluye el Barrio 31, Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, Monserrat, San Telmo y Constitución.

En total son 1575 cuadras que representan una superficie de 17,4 kilómetros cuadrados, dentro de los que están emplazados sitios emblemáticos como Plaza de Mayo, Tribunales, el Congreso de la Nación, la Casa Rosada, el Teatro Colón, el Obelisco, entre otros.

A partir de la crisis sanitaria del Covid-19, algunas tareas y procedimientos debieron modificarse y otros no. Se mantuvieron los servicios esenciales, que corresponden a recolección y barrido. Y otros se transformaron para responder a las nuevas necesidades de la Ciudad.

Pablo Medina, jefe del turno noche de AESA, cuenta que para adaptarse al nuevo escenario “equipamos nuestros equipos con pulverizadores y les cargamos hipoclorito de sodio”. “También se rediseñaron las rutas para que en 24 horas la Comuna 1 tenga todas las cuadras desinfectadas”, agrega.

“Para poder resguardar la seguridad de los trabajadores y respetar las distancias, la empresa dispuso salir en diversos horarios: las 20, 21, 22, 00 y 02, con tandas de entre 30 y 50 personas por salida. También la empresa nos provee con todo el equipamiento de protección personal, como tapabocas, guantes, cofias, antiparras y de ser necesario, los mamelucos y unas caretas”, comenta.

Entre los servicios nuevas está la desinfección de las veredas de los hoteles (adheridos al sistema de aislamiento preventivo), los frentes de las farmacias, supermercados y centros de salud.