SEÑALES TRANSITORIAS EN VÍA PÚBLICA

La diputada García, explicó que van a ponerse cuando haya obras, cortes o demás eventos especiales.

Este jueves, en la sesión ordinaria de la Legislatura de la Ciudad, se sancionó la ley que aprueba el Manual de Señalización Vial Transitoria para la Ciudad de Buenos Aires, que determina en detalle los tipos y formas de señalización transitoria que deben respetarse obligatoriamente para casos de obras, eventos o situaciones diversas que afecten el desenvolvimiento normal en la vía pública.

El Manual comprende señales verticales y dispositivos de seguridad que deben utilizarse cuando hay afectaciones eventuales de las vías de circulación durante la ejecución de una obra o evento. En los fundamentos del proyecto se explica que el objetivo es “reducir el impacto que genera en los actores viales”. De esta manera, se mejorarían las condiciones de seguridad y se ordenaría la circulación.

La legisladora Cristina García De Aurteneche, Presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte, vocera de la iniciativa dijo que “este Manual viene a resolver la situación actual que es necesaria mejorar porque hoy las señales están orientadas solo a los medios motorizados y además hay una heterogeneidad e inconsistencia en los diseños verticales”. La diputada aprovechó la sesión para hacer proselitismo partidario con carteles en el frente de su banca, como todo el bloque oficial.

La implementación de este nuevo sistema de señalización garantiza que en todos los ámbitos urbanos el señalamiento vial sea claro, legible, universal y homogéneo para toda la ciudadanía y que permitan regular y ordenar la circulación de todos los actores de la movilidad. Al respecto, la legisladora, agregó que “actualmente estas señales están dirigidas solo a los usuarios motorizados. Con este Manual se busca que las señales también estén orientadas a los usuarios no motorizados, como peatones y ciclistas.”

Por último, es importante aclarar que este sistema de señalización de tránsito es aplicable a todo trabajo, obra o evento autorizado con antelación, que implique una afectación temporal en aceras, bicisendas, ciclovías y/o en arterias con velocidades máximas de hasta 70 km/h, excepto autopistas.