SEBASTIÁN CRISMANICH, DESTACADO

El deportista ganador olímpico de una medalla de oro en taekwondo, fue homenajeado en la Legislatura.

El ganador del oro olímpico, Sebastián Eduardo Crismanich, fue reconocido durante un acto en el salón Montevideo de la Legislatura porteña. El taekwondista, agradeció el diploma y expresó: “este es un momento emocionante, uno más en mi carrera”.

Crismanich nació en la ciudad de Corrientes el 30 de octubre de 1986. Comenzó a practicar taekwondo a los siete años para acompañar a su hermano Mauro, si bien a él le gustaba más el fútbol. “Pensé que no tenía las aptitudes necesarias, era el tercero en mi categoría”, aunque destacó que para superarse “hay que trabajar mucho dentro del entrenamiento como afuera”.

En 2007, se radicó en Córdoba para estudiar agronomía en la Universidad Nacional de de esa provincia y practicar taekwondo, en el área de deportes de esta casa de estudios. Recordó que antes, “en el interior, del país, no tenía todas las herramientas”, para desarrollarse profesionalmente, aunque lo suplió con el afán de superarse, recordó Crismanich.

Obtuvo medallas de oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y en el Campeonato Panamericano de Querétaro 2011, clasificatorio para los juegos olímpicos, al vencer al norteamericano Steven López.

En Londres 2012, se impuso ante el neozelandés Vaugn Scott 9-5 y en los cuartos de final, al afgano Nesar Ahmad Bahawi por 9-1.

En las semifinales ganó por 2-1 ante el armenio Arman Yeremyan por 2-1. Y en la final derrotó al español Nicolás García Hemme, logrando sacarle ventaja en el último asalto, a segundos de su finalización. Así consiguió la primera medalla oro en una disciplina individual para nuestro país, luego de sesenta y cuatro años, después que el maratonista Delfo Cabreralo la obtuviera también en Londres, pero en 1948.

El diputado Cristian Bauab (PRO), presidente de la comisión de Turismo y Deportes afirmó que “este hombre ha dejado una huella en todos los argentinos”, y describió a Crismanich como “un luchador” que nunca bajó los brazos, pudiendo superar “su timidez”. Bauab resaltó que “el taekwondo forma personas y genera valores” y este oro olímpico es “una alegría para todos los porteños y los argentinos”

Crismanich hoy es entrenador y dijo que en las categorías inferiores hay que “cultivar el sueño de cada uno de ellos y es el deber de todos”. Auguró por “la ley del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) siga vigente”, ya que confesó estar “feliz por el momento del deporte argentino que estamos pasando, pero siempre pretendemos más”