RECORDARON EL GUETO DE VARSOVIA

Se recordó el 75 aniversario del levantamiento por parte de los judíos antes de ser deportados.

En el Salón Perón de la Legislatura porteña se recordó el levantamiento del gueto de Varsovia en 1943 por parte de sus habitantes que se sublevaron frente a los opresores nazi, que planificaron la segunda deportación masiva hacia campos de concentración y exterminio; pero se encontraron con una fuerte tenacidad guerrillera que duró tres semanas. El diputado Santiago Roberto (BP), organizador del acto afirmó que es necesario “recordar a los protagonistas del principal evento de la resistencia a los nazis” donde ciudadanos judíos que vivían hacinados y perseguidos “pelearon contra un enemigo más poderoso”, las tropas alemanas comandadas por la Schutzstaffel (SS).

Eduardo de la Serna, coordinador de Curas en Opción por los Pobres, de la Iglesia Católica, afirmó que “celebramos un levantamiento, de la dignidad en alto; ya que aunque trajo sangre, esta fue por los violentos; y muchos decidieron dar la vida para que otros vivan”. De la Serna explicó que si bien hubo algunos pocos católicos que lucharon contra los asesinatos, afirmó que “la historia de la iglesia está plagada de sus víctimas, que estaba con un Dios violento y no con el escrito en la Biblia”, cuestión por la cual no se ayudó a los oprimidos.

Jorge Elbaum (presidente del Llamamiento Argentino Judío) recordó a los mártires y ratificó: “no vamos a aceptar que se invisibilize la historia de los partisanos”. Elbaum apuntó distintos momentos de opresión en la historia y proclamó que “los poderosos necesitan de nuestro miedo” donde el caso extremo es “la guerra como modelo de imposición política”.

Al principio del acto se encendieron las velas del candelabro por parte de representantes de las instituciones judías como Convergencia y Likud; Nora Cortiñas (Madre de Plaza de Mayo- Línea Fundadora), que rememoró a “todos los desaparecidos del mundo”; Diana Malamud (Memoria Activa), familiar de vícitma del atentado a la AMIA y una sobreviviente de la Shoá, que “recordó a la juventud que luchó” en Varsovia contra el régimen nazi que asesinó a seis millones de judíos, de los cuales, un millón y medio eran niños.