RECONOCEN A DOCTORA CICCIA

La química ha tenido una importante labor en la transferencia de ciencia y teconología al sector privado

Graciela Ciccia, doctora en Farmacia y Bioquímica por la Universidad de Buenos Aires (UBA), fue declarada personalidad destacada de la Ciencia por la Legislatura porteña, por lo cual se realizó un acto en el Salón Dorado, que lució colmado. La diputada Carolina Estebarena (PRO), autora de la iniciativa, afirmó: “ella está comprometida no solo con la ciencia, sino también con la tecnología y la investigación aplicada” ya que siempre buscó poner el conocimiento “al servicio de la gente”.

Ciccia, con una extensa trayectoria en ciencia y su transferencia, hoy se desempeña como presidente del Departamento de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Unión Industrial Argentina, es directora de Innovación y Desarrollo Tecnológico del Grupo INSUD y es una de los nueve integrantes del directorio del CONICET.

En una carta leída por la locutora oficial de la Legislatura, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación Lino Barañao, escribió: “No alcanza con producir conocimiento si el mismo no está asociado a mejorar la calidad de vida de las personas. En los países en crecimiento, la aplicación de los avances científicos y tecnológicos es esencial para obtener el desarrollo económico que permita alcanzar altos niveles de inclusión en la sociedad. En este sentido, resulta fundamental estimular y difundir los procesos de transferencia. Es decir, para transformar el conocimiento en riqueza es necesario que los desarrollos, las ideas, los productos o procesos del quehacer científico, sean introducidos en el mercado. Es en este contexto donde sobresale la figura de la Dra. Graciela Ciccia”

Alberto Boberis, ex decano de la Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFYB – UBA), primero se refirió “al paso de Graciela por la Universidad”. Recordó que obtuvo el título de licenciatura en 1980 con diploma de honor y que mostró interés por la investigación desde temprano, ya que fue ayudante alumna. En 1985 entregó su tesis doctoral que fue calificada como Sobresaliente. En esos momentos estudiaba la hormona de crecimiento humano, que luego se volvió un tratamiento “para hacer crecer a todos los petisos”, como el que recibió el destacado futbolista Lionel Messi en la década de 1990.

Boberis recordó que Ciccia también se desempeñó institucionalmente en la subsecretaría de Transferencia Tecnológica de la FFYB, desde donde creó “Cooperar, una asociación de laboratorios que eran pequeños y luego pasaron a ser grandes”. También narró que a posteriori del atentado terrorista a la AMIA, en 1994, desarrolló, para hallar a víctimas, el sistema de huellas digitales genéticas; que hasta hoy “este servicio está actuando en el caso Santiago Maldonado”.

Destacó que Ciccia obtuvo los Premios Innovar en las ediciones de 2004 a 2009 organizados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. Y valorizó su rol en la creación de becas doctorales y posdoctorales con financiación de empresas. Sobre sus escritos científicos en biotecnología, realzó los “50 trabajos para desarrollar productos activos antitumorales”.

A lo largo de su carrera la doctora también ha impulsado la lucha contra enfermedades terminales, como el cáncer. Fue miembro fundadora de la Cámara Argentina de Biotecnología. Hugo Sigman, del Grupo Insud, destacó que Graciela “tiene un profundo compromiso con las cámaras profesionales” y es de “convicciones fuertes” al “sostener la vinculación entre lo público y lo privado; entre el mundo académico y el sector empresario”. Describió a Ceccia como “trabajadora, tenaz y aguerrida”, cuestión que le ha servido a las diversas instituciones por donde paso, para llevarlas al progreso.

El doctor Torres, esposo de la personalidad contó que “desde que la conocí, me pareció que era destacada” y la definió como “atractiva, afectuosa, trabajadora y tenaz” y que “su curiosidad la llevó a estar en múltiples tareas”. Destacó a la UBA, para que “continúe con esta senda” y al Grupo Insud, que “vincula a las empresas con el conocimiento”.

Luego, la legisladora Estebarena le entregó la distinción a Gabriela Ciccia, que agradeció a la Legislatura y a “Carolina, una diputada que es una muestra de la nueva dirigencia, que trabaja por la ciencia y la tecnología y lo hace todos los días desde muy temprano”. La flamante personalidad de la Ciencia reconoció que “me dedico mucho al trabajo”, recordó a sus padres que “eran hijos de inmigrantes italianos” y que le inculcaron la obligación de “estudiar, trabajar y practicar deportes”. También explicó que en su colegio secundario había un gran laboratorio y su paso por “la orientación en química”, que la influyó en su vocación, junto con su hermano, que estudiaba medicina.

También recordó a su director de tesis, Juan del Acha al cual describió “no como un investigador clásico, sino que estaba también en la industria”. Entre 1998 y 2004 Ciccia trabajó en el CONICET y al final Silvia Gold (Grupo Insud) le propuso “hacer lo del CONICET desde el lado privado”. Para finalizar la personalidad desatada de la Ciencia afirmó que “nada se pueden hacer sin equipos”, ya que hay que tejer “redes multidisciplinarias” para desarrollar las diversas áreas. Durante el acto estuvieron presentes reconocidos del ámbito académico, científico y empresario, así como también la diputada Silvia Gottero (BP).