RABINA SILVIA CHEMEN, DESTACADA

Una heterogénea mesa que incluyó 3 ciudadanos ilustres, avalaron la consagración.

La rabina Silvina Chemen, fue declarada personalidad destacada de Derechos Humanos durante un acto en el Salón Dorado de la Legislatura porteña. Los integrantes de la mesa que pronunciaron sus discursos coincidieron en señalar, como está escrito en la ley de la ciudad que la consagró, su intensa labor para la igualdad de oportunidades, la convivencia social y religiosa, y contra la discriminación.

Los oradores fueron los ciudadanos ilustres Estela Barnes de Carlotto (presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo), Daniel Goldman (rabino de la comunidad Bet El), Sergio Torres (juez federal); Pamela Malewicz (subsecretaria de Derechos Humanos de la Ciudad), Nancy Falcón (Centro de Diálogo Multicultural Alba), la diputada del Mercosur María Luisa Storani, y los legisladores Diego Marias (del bloque Vamos Juntos) y María Rachid, autora de la ley con mandato cumplido.

Rachid señaló que este es “un reconocimiento tan sentido por nosotras, nosotros y nosotres”, ya que Chemen fue una de las que “luchó por el reconocimiento de derechos y tuvo voluntad política y coraje”. Recordó que invitó a Chemen, como a otros representantes de otras religiones, para que apoyaran el proyecto de ley que se sanciónó en 2010: “uno podía conservar sus convicciones religiosas y estar a favor del matrimonio igualitario”

Falcón afirmó que la destacada “tiene un montón de facetas”, pero una de ellas es “el diálogo”, como el que fomentó entre el judaísmo y el islamismo. “El ser humano trasciende cualquier límite religioso. El creador nos pone en algo específico” y ella lo ha logrado, superando las barreras que se le impusieron por ser mujer.

Goldman señaló que “las puertas no se abren solas, siempre tienen trabas”. Rememoró su constante tarea “contra toda discriminación” y remarcó que pudo superar “los prejuicios atávicos instalados en nuestra comunidad”. Chemen también es parte de la Comunidad Bet El y es una de las diez rabinas de Latinoamérica y Goldman señaló que eso se debe al “silencio impuesto por el sometimiento”. Pero el rabino celebró “la destreza de Silvia, que es ejercer el lugar que se ganó”

Storani recordó que como católica también “sufrimos todas las discriminaciones que hay, como en las distintas religiones”. Pero Silvina se ha comprometido en “construir una sociedad más igualitaria en Argentina”. Recordó que hoy, 12 de junio, se celebra en Argentina el Día de los Adolescentes y Jóvenes por la Inclusión Social y la Convivencia contra toda forma de Violencia y Discriminación, por la conmemoración del natalicio de Ana Frank. Y en las escuelas de todo el país se dan clases sobre el sufrimiento y los escritos de la niña holandesa judía, que se escondió en una casa durante más de dos años para escapar a la persecución de los nazis.
Malewicz celebró que en la sociedad democrática haya “más y mejores oportunidades de conocimiento”, ya que estimó necesario mantener viva la memoria y la verdad de lo que ha ocurrido en el país durante la dictadura argentina (1976-1983). Valoró que hoy se distinga a Chemen, una “mujer luchadora y comprometida”, que ha hecho mucho por los derechos humanos y por la “igualdad entre los hombres y las mujeres”

Torres afirmó que la experiencia de Ana Frank con su diario es “una pedagogía de la memoria”, la cual ha utilizado Silvina. Y reconocerla hoy “es un acto de estricta justicia”. Afirmó que la rabina ha “puesto encuentro donde hay quiebres y distancias”

Carlotto dijo que la destacada siempre “ha llevado la paz y la convivencia”. Y valoró que sea rabina: “a nosotras nos llamaban locas, dijeron que nos íbamos a cansar por se mujeres”, pero no fue así, ya que ella continúa siendo presidente de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Afirmó que en el país hay muchas grandes mujeres de diversas instituciones: “ojalá que se las siga reconociendo”

Marías agradeció “a quienes honran esta mesa”. Expresó su satisfacción por poder superar una sociedad “crispada y dividida”, ya que esta mesa “se llenó de emoción”, donde se honró la ley que presentó Rachid, con el acto de hoy. Y manifestó que Carlotto es una “exponente excluyente y luchadora por la memoria, verdad y la justicia”. Manifestó que Chemen es una “hacedora” que “construye esos puentes” y parafraseó a Bertolt Brecht, ya que la consideró como “una de las imprescindibles, que luchan toda la vida”.

Finalizados los discursos, Silvina Chemen recibió una bandeja de reconocimiento de la comunidad Bet El y el diploma que la consagró personalidad destacada de los Derechos Humanos de la Ciudad de Buenos Aires.

La flamante personalidad se dirigió al auditorio y cantó un pasaje de la Biblia en hebreo, que se proyecto su letra en pantalla: “Es bueno agradecer al Señor y cantarte a tu nombre Altísimo. Es bueno agradecer al Señor. Y decir por su bondad mucho. Y de su verdad por la noche. Es bueno agradecer al Señor”

Silvina Chemen afirmó que “el lenguaje es insuficiente para expresar lo que siento”. Expresó que “la diversidad de individualidades se hacen unidad si tenemos la misma causa” y se mostró comprometida con la paz y los derechos humanos, ya que tiene “una profunda esperanza y una gran ternura”. También afirmó que “el singular nos va secando las conciencias”, por lo que pidió expresarse en plural, “que estuvo presente en esta mesa de este acto” y entonces “confirmo y reafirmo mi compromiso”

Chemen nació en Buenos Aires en 1962 y es rabina desde 2006 en la comunidad Bet El junto a Daniel Goldman, continuadores de la obra del rabino norteamericano Marshall Meyer, que vivió 25 años en Argentina y se opuso a las dictaduras. Ha estudiado Lengua Hebrea y Biblia en Mijlelet Shazar y es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Buenos Aires.