PRIMERA OLIMPIADA JUDÍA VIRTUAL

Contó con la participación de destacadas figuras y fue organizado por instituciones argentinas.

Más de 1.500 niños y niñas Sub 11 y Sub 13 participaron de las primeras olimpíadas judías virtuales de la historia mundial que se desarrollaron el domingo 5 de julio en Argentina, organizadas por el Club Náutico Hacoaj y la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA). Chicos y chicas de Argentina, Chile, Colombia, México, Paraguay, Perú y Uruguay compitieron mediante plataformas online en básquet, fútbol, futsal, hockey, gimnasia y vóley en este Primer Encuentro Macabeo Virtual Infantil. La ceremonia de apertura se transmitió desde Argentina e Israel y contó con la presencia del tenista Diego “Peque” Schwartzman (N° 13 del ránking ATP) y el medallista olímpico israelí Arik Ze’evi, encargados del encendido de la antorcha macabea.

A lo largo de la tarde los participantes, dirigidos por más de 250 profesores, estuvieron conectados en más de 40 salas de zoom simultáneas, en las que realizaron desafíos deportivos, juegos de habilidad y competencias de destreza, siempre con el objetivo de divertirse, conocerse e intercambiar experiencias.

Las Macabeadas son una de las más fuertes tradiciones del judaísmo moderno, son como unas olimpíadas del mundo judío, con momentos de competencia deportiva, confraternidad, juego limpio, encuentro intenso y conformación del espíritu de equipo. Es decir, la puesta en práctica de valores fundamentales que hacen a la identidad judía macabea y atraviesan a todas las generaciones desde hace décadas, tanto a nivel nacional como internacional.

La pandemia planteó un desafío sin precedentes a los clubes socio deportivos judíos, instituciones sociales por excelencia, que asumieron el reto de reinventarse de un día para otro, reformulando una oferta tradicionalmente presencial en otra virtual, que fuera más allá de las limitaciones del aislamiento.

En este contexto, con la Macabeada Virtual, Hacoaj y FACCMA dan una respuesta de acción a los tiempos que corren y hacen de la distancia una oportunidad de encuentro entre chicos, chicas y familias de distintos países y culturas, unidos por una misma identidad.