MÚSICA Y PEDAGOGA AKOSCHKY

La docente y compositora, que ha sido maestra de maestros, fue distinguida por sus aportes para los más chicos.

La profesora Judith Akoschky fue declarada personalidad destacada de la Cultura durante un acto en el Salón San Martín de la Legislatura de la Ciudad. La diputada Andrea Conde (UC) autora de la iniciativa, se manifestó sastisfecha de “poder entregarle esta distinción, que es tan merecida”

La especialista en didáctica musical dijo que “es una emoción muy grande” el reconocimiento luego de sus 62 años de trayectoria con la “composición y música para niños” y la búsqueda de nuevos sonidos. Saludó la presencia de “familiares, amigos, colegas, ex alumnos y quienes me acompañan en este momento”.

Mercedes Mayol Lasalle vicepresidenta de la Organización Mundial Para la Educación Preescolar (OMEP) la definió como “maestra”, “música”, “escritora”, “lutier”, “intérprete” y “educadora”. “Judith es una pedagoga y defensora de los derechos del a infancia”. Recordó el derecho a participar y tomar parte de la vida cultural de los integrantes de una comunidad, aunque alertó sobre la falta de “una política pública para los niños pequeños”.

Pero Lasalle consideró que “Judith ha logrado en la tarea diaria, conjugar la labor de la educación con la cultura musical”, llevando a los niños un mundo diverso. A continuación Cristina Tacchi, presidenta de OMEP, leyó palabras de Rosa Violante, maestra de educación inicial, que resaltó que Akoschky explica “como enseñar música a los más chiquitos” y agradeció por la serie discográfica infantil “Ruidos y Ruiditos” (realizado en cuatro volúmenes).

Rosa Windler, profesora en la Universidad de Buenos Aires y especialista en educación infantil, consideró que la homenajeada “resume en su persona una síntesis de la conjunción de la música con la infancia”. Los más de cuatro libros de Akoschky se han convertido en referencia de consulta ya que ha contribuido a “la formación profesional de los docentes como los profesores de música” y sus creaciones han desbordado los límites de Argentina “llegando a América Latina y España”. Consideró que “su legado ha enriquecido la educación y la cultura de nuestro país”

Gabriel Pérsico, docente de la Universidad Nacional de Artes recordó que Judith “nos daba clases en el Collegium Musicum”, institución dedicada a la pedagogía aplicada a la enseñanza musical, que a muchos de sus colegas “nos formó”, como con el método de la flauta dulce. “Quiero destacar lo compositivo, la música que nos ha dejado a todos y que nos ha permitido ser músicos”, finalizó el investigador en música antigua.

La docente Eleonora Orengo la consideró “maestra de maestros”, impartiendo sus conocimientos en los niveles inicial, primario, secundario, terciario y universitario. Durante el acto Judith Akoschky recibió un presente floral de Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (SADAIC)y los saludos desde el exterior del Consejo Directivo de la Administración de la Educación del Uruguay y del la Universidad Metropolitana de Venezuela.

Como cierre del acto se presentaron músicos Susana Moncayo (solista del Teatro Colón), Gustavo Marega (Estudio Coral), María Eugenia Caretti (Coro Polifónico Nacional), Leonardo Bosco (Coro Polifónico Nacional), Norberto Marcos (Coro Polifónico Nacional), Graciela Rapp (Orquesta Sinfónica Nacional), Myriam Blasberg (pianista) Silvia Rut Altman (musicoterapeuta) Andrea Grynberg (educadora) y Matías Blasberg (joven percusionista), que interpretaron una selección de las 4 horas que integran la obra Ruidos y Ruiditos. La homenajeada se despidió afirmando que “me conmovieron profundamente” y fue “un disfrute maravilloso”