MÁS DE UN MILLÓN EN LOS MUSEOS

Con gran asistencia e intervención del artista Le Parc en el Obelisco, se combinó con la marcha del orgullo gay.

Con una noche templada que invitaba a pasear y una multitudinaria convocatoria, finalizó la edición  16 de la Noche de Los Museos, organizada por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, como informó en su comunicado. Más de un millón de vecinos recorrieron hasta las 3 h de la mañana las calles de la ciudad, visitando los 280 espacios participantes, entre los que se destacaron la apertura en la Torre Monumental de la mano de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires y la proyección sobre el Obelisco de 30 obras de Le Parc, entre otras actividades distribuidas en las 15 comunas porteñas.

La Noche de los Museos es, desde hace más de 15 años, el mayor encuentro cultural de vecinos porteños y turistas. Durante esa noche los museos y espacios culturales, públicos y privados de la Ciudad, abren sus puertas con una programación especial para que todas las familias recorran y disfruten de sus colecciones, muestras y actividades especiales.

Y otra vez, igual que en los últimos años, fue uno de los eventos más multitudinarios de la Ciudad, en el que los vecinos salieron a recorrerla en una noche festiva, donde la cultura y el arte son protagonistas.

La apertura se vivió con un increíble atardecer en la Torre Monumental, a la que desde su reinauguración se puede acceder a su mirador para contemplar vistas únicas de la Ciudad. Allí, cientos de vecinos tuvieron la oportunidad de conocerla por dentro mientras en la plaza, la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires, presentaba su amplio repertorio de música popular, jazz, tango, folclore y música de películas.

A metros nomás, el obelisco se vistió de gala con una proyección durante toda la noche, de 30 obras emblemáticas de Julio Le Parc, puestas en movimiento por ATELIER LE PARC en colaboración con UNIDIGITAL que convocaron a miles de personas que desde la calle admiraron la obra del artista en un formato especial.

“La Noche de los Museos es desde hace 15 años el mayor encuentro cultural de la Ciudad. Poder seguir acercando la cultura a cada vez más personas es lo que nos motiva a sumar programación de calidad en una Buenos Aires que se renueva todo el tiempo. Es un orgullo que miles de vecinos y turistas hayan podido disfrutar de esta nueva edición que convocó a familias entera”, dijo el Ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro.

Todos los espacios culturales, tanto públicos como privados, tuvieron durante esta noche entrada gratuita, y los transportes se sumaron a la propuesta: los vecinos pudieron viajar gratis en los subterráneos y gran parte de las líneas de colectivos de Buenos Aires, y los peajes de las autopistas de la ciudad estuvieron abiertos durante toda la jornada para los que se trasladaron en auto.

Otra de las joyas de la noche, con cuadras enteras de cola para entrar hasta altas horas de la madrugada, fue el Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco que estuvo repleto de familias que participaron de la celebración del Día de Muertos y pudieron acercarse al Altar – instalación para comer y beber en honor a los muertos, mientras en sus jardines los mariachis deleitaban a los presentes y los niños se turnaban para ser pintados con las clásicas máscaras de la celebración.

Las calles aledañas al Museo de Arte Español Enrique Larreta también se colmaron de familias que al entrar, disfrutaron de una experiencia lúdica y sensorial del artista Gonzalo Córdova, que creó una increíble performance visual y auditiva con colores y humo en el jardín del museo.

La Usina del Arte, en La Boca, convocó a varias propuestas. Entre ellas, la inauguración de ‘Vanitas Virtual’ de Elisa Insúa, la exposición más grande de la artista hasta el momento. Además, el colectivo de artistas argentinas EnFoco presentó una exhibición fotográfica de hielos y glaciares, con la mirada puesta en el futuro del medioambiente frente al avance del hombre. Las chicas y chicos llenaron el Club, donde participaron de partidos de fútbol, ping pong y metegol, aprendieron a dejar las rueditas de la bici y bailaron al ritmo del Hip Hop. Por su parte el programa Arte en Barrios estuvo presente con “Las Formas del Tiempo”, una muestra que reúne distintas propuestas de diseño llevados a cabo por alumnos del programa, incluida la instalación “Biofabricación en Barrios”, que nació en el espacio COOPA del Barrio 1.11.14. El cuidado del medio ambiente estuvo presente en talleres de reciclaje y una clase para aprender a crear tu propia huerta, de la que cada participante se llevó su plantita.

El Paseo del Bajo fue una fiesta con actividades para toda la familia en la explanada frente a la escalinata que une el Puente de la Mujer con la Casa Rosada. Miles de vecinos disfrutaron de una noche única a cielo abierto, celebrando la obra que cambió el tránsito de toda la Ciudad desde su inauguración. Durante toda la noche hubo colas de familias para utilizar los simuladores y donde se pudo visualizar una experiencia 360º y participar de talleres y actividades.

En las calles del Abasto, gente de todas las edades se acercó al Museo Casa Carlos Gardel, para ver shows y performance en vivo y, coronando la noche, se abrió la milonga callejera con una pista especial de baile. También hubo baile en el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, donde las batallas de fantasía ocuparon el centro de la escena. Con los más variados vestuarios acorde a la temática del evento, se disputaron las categorías Runway, Freestyle, Lypsync y Voguing, y fueron evaluados por un jurado al que se le sumó el público a través de aplausos, risas o gritos.

La 16° edición llegó luego de un trabajo sostenido de una fuerte puesta en valor de los museos y espacios culturales de la Ciudad. A la recuperación de los Jardines y fachada del Palacio Noel, la puesta en valor del Museo Larreta y la renovación total del auditorio, se suman 4 salas de exhibición patrimonial en la Casa Fernández Blanco, la restauración de La Casa del Historiador y próximamente la construcción del Laboratorio de Preservación Fílmica con el fin de asegurar la conservación de la colección de nitratos del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken y el acervo audiovisual nacional.