LEY AMBIENTAL SOBRE PILAS USADAS

Ley para la gestión ambiental de pilas usadas fue aprobada hoy en el ámbito porteño.

La Legislatura de la Ciudad aprobó el proyecto de Ley para la Gestión Integral de Pilas en Desuso por iniciativa de la Agencia de Protección Ambiental (APRA). La flamante norma dispuso los requisitos mínimos de un Plan de Gestión Ambiental de Pilas en Desuso y los importadores y distribuidores de ese producto de consumo masivo serán los que propondrán, gestionarán y financiarán el plan, con la fiscalización gubernamental y la participación obligatoria de los comerciantes.

La normativa va en concordancia con la ley local 1.854, de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos y sus normas complementarias, y permitirá, por ejemplo, la instalación de contenedores especiales para la recuperación de pilas usadas.Lo sancionado este jueves por los legisladores de la Ciudad se hizo en base a un despacho conjunto de las comisiones de Ambiente y de Desarrollo Económico, Mercosur y Políticas de Empleo, donde confluyeron dos proyectos, uno del diputado Claudio Heredia (BP) y otro de la Jefatura de Gobierno de la CABA. “Se agregaron todas las sugerencias que se fueron presentando, tanto de integrantes de las comisiones como de otros diputados” y “fueron receptadas todas las propuestas planteadas por las diferentes fuerzas políticas”, destacó el despacho.

Al hablar en el debate, la diputada Mercedes De las Casas (VJ), miembro informante como presidente de la Comisión de Ambiente, aludió al consenso logrado, señaló que del texto legal participaron “todos los sectores, incluida la cámara de las pilas”, afirmó que los empresarios “se harán cargo de la gestión del plan y lo financiarán” y opinó que “logramos una ley sustentable en lo económico, social y ambiental”.

“Era necesario tener una legislación que regule la disposición de las pilas en desuso. Esta ley es un paso importante para seguir avanzando en mejorar nuestro entorno, acercándonos a lograr una Ciudad cada vez más verde y sustentable”, expresó por su parte Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

Detalles de la ley

Por empezar, la ley define a los residuos Sujetos a Manejo Especial a “aquellos que por su tamaño, volumen, cantidad y/o sus potenciales características de peligrosidad, nocividad o toxicidad, deben sujetarse a un Plan de Gestión Ambiental diferenciado”.

Los elementos alcanzados son las pilas de uso común o acumulador portátil cuya geometría es asimilable a las definiciones ANSI (American National Standards Institute) cilíndricas AA, AAA, AAAA, C, D, N, prismáticas 9V, y pilas botón “sin perjuicio de otra clase de pilas que determine la Autoridad de Aplicación”.

Se define al Plan de Gestión como el “conjunto de actividades destinadas a recolectar, transportar, valorizar, tratar y disponer los residuos, debiendo adecuarse a programas y planes de manejo específicos, aprobados por la Autoridad de Aplicación, teniendo en cuenta las condiciones de protección del ambiente y la salud humana”.

“Podrán contemplar -se agrega- la instalación de contenedores de recepción adicionales en lugares de acceso público y/o instalaciones que la Autoridad de Aplicación autorizará y pondrá a disposición para tales efectos, los cuales deberán ser gestionados y mantenidos por los sujetos obligados por el artículo 6°”.

Los “sujetos obligados” a que se refiere el artículo 6° de la nueva ley son “los productores, importadores, distribuidores e intermediarios, por ser responsables de la puesta en el mercado de pilas de uso común”.

Las pilas en números

• En la ciudad se consumen anualmente 19 millones de pilas, lo que es equivalente a 500 toneladas año, y se estima un consumo promedio anual de 12 pilas por persona económicamente activa.

• El 69% de las pilas recolectadas en la Ciudad corresponden al tipo categorizado como primarias.

• Las pilas botón representan un 1,69% respecto del total de pilas primarias.

• Las pilas recargables tipo AA y AAA representan el 6,28% respecto del total de pilas y baterías clasificadas.

• El porcentaje promedio de pilas y baterías agotadas que componen los RSU de la Ciudad de Buenos Aires es del 0,0123% del total, representando 323 kg/día, lo que equivale a 117 toneladas anuales de pilas y baterías desechadas.

• El país importa 200 millones de pilas de uso común al año. El 40% son pilas primarias y el 60% incluyen las recargables, principalmente las baterías utilizadas en telefonía celular, computadoras portátiles, cámaras fotográficas y de video.

• Existen más de 40 importadores de pilas en los que se encuentran Energizer, Newsan (importador de Duracell) y Rayovac. Estas tres empresas constituyen el 90% del mercado de pilas alcalinas.