FÚTBOL: DISCRIMINACIÓN A MUJERES

De izquierda a derecha: Moscovich, Santino, Conde, Duarte, Platero y Varela; contaron sus experiencias.

Un panel debatió en el Salón Perón de la Legislatura sobre la violencia de género en el deporte. La diputada Andrea Conde (UC) dio la bienvenida a los asistentes y a la mesa integrada por Mónica Santino (Asociación de Clubes de Barrio y Deporte Social), Geraldine Platero (Comisión Directiva de Rosario Central), Florencia Duarte (Coordinadora de Hinchas), Caio Varela (Ciervos Pampa Rugby Club) y Nicole Moscovich (Jugadora de Fútbol e integrante del ex equipo Hebraica).

Santino introdujo al auditorio anunciando “esta patada inicial de este año” en alusión al comienzo de los partidos de fútbol y recordando que este jueves 8 de marzo se celebra el día de la mujer. Conde dio la bienvenida a los presentes, “luchadoras y luchadores por la igualdad, en un área muy machista como es el deporte” y remarcó que “el movimiento de mujeres viene creciendo y este 8 vamos a reventar las calles de Buenos Aires y el mundo”.

La diputada enumeró una serie de limitaciones que se enfrentan las mujeres al practicar deportes: “las profesionales ganan menos que los hombres” o que “en el fútbol los mujeres tenemos dificultades para practicarlo y también somos discriminadas”, aunque “la cancha es un lugar que nos une y marca”.

Duarte advirtió que la comisión directiva de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) está formada casi exclusivamente por hombres, “salvo una vocal”, a pesar que la ley del deporte establece un porcentaje “que nadie cumple”.

La integrante de Coordinadora de Hinchas advirtió que en el aspecto económico también hay discriminación: “no hay presupuesto de la AFA para el fútbol femenino”. También amonestó a los medios de comunicación: “las mujeres salen por sus lomazos y no por sus logros deportivos”, además de que prácticamente ninguno “brinda cobertura del fútbol femenino”, aseveró Duarte.

Platero se presentó como un logro del colectivo femenino: “soy la primer mujer en ser parte de una Comisión Directiva de un club tan importante como Rosario Central”, que juega en la primera división del fútbol argentino y cuenta con “58 mil socios, de los cuales 25 mil son mujeres”.

Sobre la agresión a dos mujeres del defensor Fernando Tobio, contó que además de haber “pedido las disculpas correspondientes a las autoridades del club y sentirse muy mal” se le aplicó una multa económica: “esta plata la vamos a destinar a ONG para que den talleres y también estos se dicten en las divisiones inferiores y amateur”, ya que el club está comprometido con “la formación de manera integral de los jugadores”. Platero explicó que “un jugador se tiene que formar no solo físicamente, sino también en lo psicológico y emocional”

Moscovich expresó su disconformidad con el club Hebraica al “discontinuar el fútbol femenino”, aunque “hacía cuatro años y medio que jugábamos” y habían logrado ascender a primera división en 2017, “con mucho esfuerzo y entrenamiento”. La jugadora contó diversos actos de discriminación, como ejercitar con pelotas viejas, tener la peor cancha para entrenar en comparación con sus pares masculinos, entre otras penurias, a lo que describió integralmente como el “no tener el respaldo de los dirigentes”, que quedó demostrado cuando ascendieron: “ni siquiera nos vinieron a felicitar”.

Al finalizar Caio Varela explicó que conformaron Ciervos Pampas como “el primer equipo de diversidad sexual de rugby en la Argentina y el mundo”. El deportista contó que se enfrentó junto a su equipo a diversas “estigmatizaciones” ya que “nosotros estamos haciendo algo que no está aceptado”, ya que cuestionan un arquetipo de jugador.

Luego de las exposiciones llegó el turno de las preguntas y reflexiones por parte del auditorio, en que resaltó la gran cantidad de deportistas que escucharon el nuevo enfoque sobre sus prácticas. Santino afirmó que “el deporte es el último orejón del tarro en la historia de las luchas femeninas”.