FESTIVAL DE CINE DOCUMENTAL

FIDBA es el Primer Festival Internacional con carácter competitivo dedicado al cine documental en Buenos Aires, Argentina. En esta edición, cuya programación estará en línea entre diciembre de 2021 y marzo de 2022, el público disfrutará de films procedentes de 43 países. Se incluyen 260 películas, de las cuales 153 participan de sus 11 competencias, 62 son de origen nacional y más del 50% del total fueron dirigidas por mujeres. La función de apertura será el lunes 13 de diciembre a las 20 en el Centro Cultural 25 de Mayo de Villa Urquiza, con entrada gratuita.

En su novena edición, el FIDBA está organizado en 11 competencias: Competencia Internacional de largometrajes; Competencia Iberoamericana de largometrajes; Competencia Argentina de largometrajes; Nuevas Narrativas; Ópera Prima / Nuevos Directores; Géneros y Generaciones; Derechos Humanos; Lateral – LGTBIQ; Cortometrajes Internacionales; Cortometrajes Nacionales; y la nueva Ficciones de lo real, con 12 títulos que no se inscriben dentro del género documental tradicional aunque utilizan la realidad como materia prima.

Las secciones no competitivas de este año son: Revolución / El Cine Documental y las artes; Evolución / Medio ambiente y Panorama del documental contemporáneo.  El 5 de marzo se realizará, de forma presencial, la premiación de todas las competencias y de #LINK, Área de Industria de FIDBA, que se desarrollará entre el 21 de febrero y el 4 de marzo.

LISTADO DE PELÍCULAS PROGRAMADAS

Función de apertura

Para inaugurar el FIDBA #9 se proyectará La cordillera de los sueños, la última película de Patricio Guzmán que ganó el premio al Mejor Documental en el Festival de Cannes. En su estreno argentino, el filme contará con una única función presencial el lunes 13 de diciembre, a las 20hs, en la Avenida Triunvirato 4444. La entrada es libre y gratuita, con reserva previa en este link..

Ganador del premio a Mejor Documental en el Festival de Cannes, La cordillera de los sueños del cineasta Patricio Guzmán completa su trilogía (con Nostalgia de la luz y El botón de nácar) investigando la relación entre la memoria histórica, el trauma político y la geografía en su país natal, Chile. Se centra en el imponente paisaje de los Andes que se extiende a lo largo de la frontera oriental del país. Protectora y aislante a la vez, magistral e indiferente, la Cordillera sirve como un enigmático punto focal alrededor del cual Guzmán contempla el legado perdurable del golpe de estado de 1973.

En el camino, Guzmán entrevista a artistas, escritores y documentalistas para exponer sus sentimientos conflictivos hacia la Cordillera y su relación con la identidad e historia nacional chilena. Entre los entrevistados se encuentran Vincente Gajardo y Francisco Gazitúa, escultores que recurren a las materias primas de la Cordillera para producir sus obras de arte; Jorge Baradoit, escritor de historia y ficción, quien analiza la continuación del proyecto de Pinochet en la estructura social y económica del Chile contemporáneo; y la música Javiera Parra que recuerda la violencia que presenció cuando era niña. La voz moral prominente de la película es Pablo Salas, un cineasta y archivero que ha trabajado desde la década de 1980 para documentar actos de resistencia política y violencia estatal.

Mirando tanto el pasado como el futuro, el trabajo de Guzmán rescata a Chile de la amenaza de la amnesia histórica. Considera cómo las políticas económicas neoliberales introducidas bajo el régimen de Pinochet han seguido estratificando a la sociedad chilena en líneas de clase cada vez más rígidas. La Cordillera puede formar un telón de fondo omnipresente para el paisaje chileno, pero, como tantas partes del país, gran parte es de propiedad privada e inaccesible para la gran mayoría de la población. Inquebrantable en su presentación del Chile contemporáneo, La cordillera de los sueños va más allá de la desesperación y mira hacia las posibilidades del cambio político al vincular las luchas ideológicas del pasado con las desigualdades del presente.

La cordillera de los sueños
Chile, 2020, 84 minutos

Director: Patricio Guzmán
Guión: Patricio Guzmán
Investigación: Nicolás Lasnibat
Producción: Renate Sachse
Asistente de dirección: Nicolás Lasnibat
Dirección de fotografía: Samuel Lahu
Montaje: Emmanuelle Joly
Sonido: Álvaro Silva

Sobre FIDBA

Es un Festival Internacional en Buenos Aires, Argentina, desde 2012. Un espacio donde el cine de lo real, películas con una misma vocación, dialogan entre ellas y abordan la diversidad de formas y haceres particulares, tomando como materia lo real. Desde esta premisa, el FIDBA se plantea como un encuentro anual en el cual se presenta una cuidada selección de nuevos realizadores, se revistan filmes de autores destacados, y se recuperar obras y cinematografías desconocidas para el público mayoritario.

El festival tiene también como objetivo ser un espacio de encuentro y difusión para autores que ensanchan tanto la percepción de la realidad como las maneras de expresarla y pensarla a través del cine y de las artes, los nuevos formatos audiovisuales y nuevas narrativas que van desde la fotografía a las instalaciones, desde el teatro documental hasta la narración transmedia, sin olvidar las intersecciones entre lo real y la ficción. El Festival está abierto a todas las obras de carácter documental que suponen una reflexión y un esfuerzo de comprensión de lo real.

Además, su misión es la creación de audiencia para el cine de no ficción. Consideramos que la esencia de un Festival radica no solo en brindar una programación de alta calidad, sino en el trabajo de búsqueda y captación de público, en llegar a las personas interesadas en estas obras, pero también en formar y capacitar nuevo público. Trabajamos por abrir y expandir espacios que acerquen el cine de lo real a un público mayoritario. El FIDBA se presenta buscando alianzas que nos permitan crecer y construir la realidad que venimos soñando.