CONSEJOS SOBRE BARRIOS CERRADOS

Barrios cerrados, countries y clubes de campo; son opciones a reconsideran al inicio del verano.

Los barrios cerrados y countries se presentan como alternativas, ya que en algunos casos los valores de construcción, de casas terminadas y de las expensas son considerablemente más bajos que los que se pagan en las grandes urbes. Algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de visitarlos, y consejos para  tomar la decisión de mudarse, son analizados por Flavia Santillán, gerente de marketing del Grupo Haras del Sur.

Muchos se ven tentados de vivir rodeado de espacios verdes, servicios de hotelería, spa, pileta, canchas para distintos deportes, seguridad las 24 horas. Y todo con expensas –el gran “cuco” de los barrios cerrados- que en algunos arrancan desde los $6000. Esa es la propuesta con la cual Grupo Haras del Sur espera tener una “temporada alta” muy intensa y con la agenda cargada de visitas. Sus cuatro emprendimientos están sobre la Ruta N°2 -entre los kilómetros 69 y 73- vidriera ineludible para los miles de turistas que van y vienen a destinos de la Costa (y aledaños).

Santillán explicó: “tenemos propuestas de compra de lotes con un año de expensas bonificados, y casas ya terminadas o condominios a la venta con rentabilidad asegurada en dólares, con lo cual sea para vivir o para invertir consideramos que Haras es una propuesta sumamente atractiva”.

Consejos al momento de comprar

Como en todo mercado, en el de real estate hay desarrollos serios y con respaldo, y otros que carecen de aprobaciones legales y construyen y comercializan al margen de la ley. Algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de invertir, de elegir dónde vivir o de tener la casa de fin de semana son los siguientes:

1) Analizar la trayectoria y la experiencia de la empresa desarrolladora. Deberán buscarse los antecedentes: si ya tienen emprendimientos similares, si son gente conocida en el rubro, entre otros datos.

2) Seguridad jurídica. Hay que exigir que el emprendimiento cuente con todas las habilitaciones y aprobaciones que requiera el caso: por ejemplo, en la Provincia de Buenos Aires se requieren como mínimo la Factibilidad Final y Plano de Subdivisión aprobado por dicha Provincia. Sin ello, el desarrollo es sólo un proyecto y como tal, puede concretarse o no.

3) Calidad y garantía. Es cada vez más frecuente, sobre todo en las construcciones modernas, que se bajen los costos sacrificando la calidad: paredes de durlock, grifería de mala calidad, muebles de cocina huecos o sin cajones, y una larga lista de problemas que surgirán siempre después de haber comprado. La clave en estos casos estará en analizar las viviendas que ya hayan terminado y entregado, o bien en ser muy claros en el contrato que se firme cuando se haga referencia sobre estos temas, así como los costos de los distintos derechos que deben estar incluidos en el precio pactado.

4) Confiabilidad patrimonial. Otro problema frecuente de muchas desarrolladoras es que realmente no tienen el dinero para finalizar el emprendimiento, sino que lo van haciendo a medida que venden. En principio no es algo grave…hasta que no venden lo necesario para cumplir con lo prometido. Ahí comienzan los problemas y las demoras en los plazos de entrega, o bien en la construcción y terminación de los espacios comunes. Por esto, siempre es mejor no correr riesgos y buscar desarrollos con solvencia propia, que no dependan de terceros.

5) Todo es “tercerizado”. A veces no es mala voluntad de los emprendedores, pero “tercerizar” muchos servicios tiene sus riesgos. Por ello, cuanto más servicios sean propios de la Desarrolladora, más seguros podrán estar quienes hagan operaciones en ellos en que cumplirán lo pactado.

6) Servicios y amenities. Tal vez uno de los puntos más complicados, ya que suelen estar en “letra chica” y pocos se detienen a leerlo en detalle. Se trata de ver qué servicios y acceso a cuáles amenities incluye la compra del lote o casa y el posterior pago de expensas. Hay muchos barrios donde se abonan aparte de las expensas, o distintos tipos de membresías o cuotas especiales para utilizar determinados servicios, algo que decepciona a muchos una vez que ya compraron.

7) Los accesos. Muchos barrios son realmente hermosos y cuentan con todo lo necesario, pero los accesos pueden ser peligrosos o intransitables si llueve mucho. Por eso, cuanto más cerca de calles principales, rutas o autopistas estén, menos riesgoso será acceder.