COMO SI FUERA EL EL FIN DEL MUNDO

La obra teatral plantea un escenario futuro donde las mujeres son las que conducen una sociedad violenta.

Como Si Fuera El Fin Del Mundo, se presenta los viernes a las 22 en el Teatro El Excéntrico de la 18° de Lerma 420 y Scalabrini Ortiz (Villa Crespo). La obra plantea una sociedad ficticia: un matriarcado organizado para la guerra, donde las mujeres son las que van al frente, mientras los hombres aguardan por su regreso o lloran por su baja en el frente de batalla.

El texto escrito por el director Loic Lombard, interpela al espectador: Si existiera un mundo en el cual el rol y la posición del hombre y la mujer estuvieran invertidos… ¿Cambiaría muchas cosas? ¿Sería un mundo mejor? ¿El ser humano sería más compasivo o más brutal? ¿Sería el fin del mundo?

Aunque los personajes son de otro tiempo y espacio, ya que las vestimentas son eclécticas, su caracterización es propia de los tiempos actuales, ya que trabajan de manera flexibilizada en un taller de costura, bajo las órdenes de la señorita Constanza (Daniela Domínguez), aunque se denota que ese mundo está en crisis, ya que no hay máquinas para coser, ni teléfonos a donde llamar y el alimento no abunda.

En el escenario del taller conformado por maniquíes, mesas de trabajo y percheros; un grupo de hombres se dedica a zurcir viejos uniformes para las mujeres que combaten contra el enemigo. Son once años de guerra y la pobreza está en aumento, mientras fuera del taller donde transcurre la historia, el caos aumenta en las calles.

La vieja frase “los hombres no lloran”, se torna cada vez más anacrónica en la realidad y en esta ficción. Pero los principales lazos de los hombres están en el trabajo, ya que sus familias fueron deshilachadas por la guerra. La original propuesta está interpretada por Sergio Cardoso (Milos, coordiandor del taller); Lucio Cerdá (Salomón, un sincero creyente); Ignacio Gasparini (Ian, un obrero realista); Aldo Pérez (Pepe, un hombre con experiencia); Rubén Quintero (Lorenzo, un literato); Santiago Negri (Clemente, un recién casado) y el propio Loic Lombard (un marqués obligado a hacer trabajo manual).

La obra en más de una hora y media propone una reflexión sobre los roles de cada uno en el trabajo y la sociedad, donde lo sensible y amoroso no necesariamente tiene que estar del lado de las mujeres, como se planteaba en los espectáculos estereotipados del pasado y todavía en algunos del presente.

Ficha técnica

Autor: Loīc Lombard

Dirección General: Loīc Lombard

Asistencia de dirección: Marcela Sotelo

Asistencia general: Gabriela Lerz

Escenografía, utilería: Claudio Martini

Vestuario: Valentina Chamblat

Dirección de arte: Loīc Lombard

Diseño gráfico: Claudio Martini + Loīc Lombard

Prensa: Estela Fieg

Producción general: Bonjour Francia